PIEL SANA

Tener una piel sana depende de lo que consumimos, en nuestra piel se refleja los malos hábitos alimienticios que con el paso del tiempo comienza a dar señales alarmantes que se reflejan en infecciones, acné, abcesos, dermatitis, arrugas, y muchas afecciones que nos hacen ver muy descuidadas y que se pueden curar o aminorar los síntomas con un poco de cuidado.

Cuidar lo que comemos y tener en cuenta que clases de alimentos nos pueden perjudicar el abuso de algunos alimentos o disminuir algunos nutrientes que pueden afectar la apariencia y aspecto de nuestra piel.

La salud y el buen estado de nuestros órganos, depende en gran parte de la alimentación. La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y refleja sin tapujos la carencia de vitaminas, proteínas o minerales. Para mantenerla en forma y prevenirla de su envejecimiento prematuro debemos optar por una dieta equilibrada donde abunden las frutas y verduras así como las proteínas y grasas esenciales.

Debemos tener en cuenta aspectos importantes en nuestra dieta:

HIDRATACION: Debemos tomar un aporte de líquidos suficiente para mantenerla correctamente hidratada (entre litro y medio y dos litros diarios). La ingesta debe ser frecuente a lo largo de todo el día para evitar la deshidratación, tan perjudicial para todos los órganos y, en especial, para la piel. El estrés, la exposición al sol, las altas temperaturas, el ejercicio o la sudoración excesiva pueden aumentar los requerimientos de líquido.

NUTRICION: Para lo cual debemos tomar alimentos ricos en vitaminas y ácidos grasos esenciales. Las primeras las encontraremos en las frutas, verduras y algunos cereales y los segundos están, sobre todo, en los pescados azules (atún, sardinas, salmón, lubina, pez espada…) y, en general, en alimentos ricos en omega 3.

ELIMINACION DE TOXINA. En esta acción juega un papel imprescindible el correcto funcionamiento de nuestro intestino, tanto para deshacerse de los restos innecesarios como para absorber correctamente los nutrientes elementales. Debemos evitar el estreñimiento con alimentos como los kiwis, las ciruelas pasas y los cereales integrales. Todos ellos tienen propiedades depurativas que eliminan las impurezas de nuestro cuerpo y de nuestra piel.

ALIMENTOS QUE BENEFICIAN LA PIEL

Una dieta equilibrada es la mejor garantía para mantener la piel sana y bonita. Combinar unos nutrientes con otros para aportar variedad a la alimentación es la regla de oro para una nutrición adecuada.

- Fruta. La fruta es imprescindible. Aporta vitamina C, provitamina A, fibra, diferentes minerales y distintos antioxidantes. Para que mantenga sus propiedades es importante que se opte por fruta muy fresca y que se almacene en casa el menor tiempo posible. Es de los pocos alimentos que garantiza un aporte de vitamina C importante porque no necesita de cocción y otra manipulación. La ingesta adecuada de fruta es fundamental para mantener el buen aspecto de la piel porque la vitamina C es básica para la síntesis de colágeno y para el buen mantenimiento del manto hidrolipídico de la piel.

- Verdura y hortalizas. Son la mejor fuente de fibra, vitaminas, antioxidantes y minerales, además, aportan pocas calorías. El ácido fólico, muy abundante en las verduras es fundamental para la piel.

- Carne y huevos. Las grasas que aportan son perjudiciales para la piel porque potencian moléculas proinflamatorias pero las proteínas son necesarias para evitar la pérdida del tono muscular del rostro y el descolgamiento de la dermis.

- Pescado. También aporta proteínas y sus grasas son beneficiosas. Sobre todo el pescado azul contiene grasas poliinsaturadas, ácidos omega 3 y vitamina A y minerales. Los omega 3 desempeñan un papel fundamental en el buen estado de la piel.

- Arroces y legumbres. Los arroces contienen vitaminas del complejo B y, las legumbres, una cantidad elevada de fibra, antioxidantes y minerales como el calcio, el magnesio y el hierro. Son alimentos muy interesantes para la piel, ayudan a depurar.

- Frutos secos. Aportan vitamina E, grasas poliinsaturadas y calcio, entre otras. Su consumo diario está aconsejado por los expertos.

- Lácteos Es aconsejable los productos descremados ya que los enteros (leches, quesos, yogures…). poseen grasas saturadas (no son tan recomendables).

EL CUIDADO DE LA PIEL

El cuidado de la piel debe modificarse de acuerdo a la edad, pero debe comenzar a cuidarse desde temprano, la alimentación, la protección y el cuidado que tengamos desde la adolescencia, son un factor importante para que lleguemos a la edad madura con una piel sana y retardamos la salida de las temibles arrugas.

Sabemos que el camino hacia la vejez es inevitable, pero no es necesario recurrir al botox, costosas cirugias plasticas y demas tratamientos invasivos para lucir algunos años más joven cuando podemos lograrlo solo con modificar muchos hábitos alimenticios dañinos que se reflejan en la apariencia de la piel. 

Muchos han escrito sobre este tema, Nicholas Perricone, gurú en retrasar y revertir los signos del paso del tiempo a través de la alimentación, lleva escritos siete libros sobre el tema. Tres de ellos figuraron primeros en la lista de best sellers del New York Times: The Perricone Promise (2004), The Perricone Prescription (2002) y The Wrinkle Cure (1998). Perricone es dermatólogo de muchas celebrities: Julia Roberts y Courteney Cox, entre otras. Su dieta más famosa –Se puede encontrar un lifting en el refrigerador”,

Basada en el salmón– ya dio la vuelta al mundo. Su fiel devota es Madonna. Su reciente “salmon retox program” –para restarle 12 años a su apariencia física– la hizo acreedora de un nuevo apodo: “Salmon queen”.

  Aunque el verdadero padre de esta teoría es el dermatólogo Nicholas Perricone. Según sus investigaciones, la inflamación de distintos órganos del cuerpo es la principal generadora del envejecimiento de la piel. Su dieta, que evita –ante todo– la inflamación, es rica en proteínas de alta calidad, como las que contienen los pescados o el tofu; y grasas saludables, como nueces o aceite de oliva, frutas y legumbres. Por supuesto, recomienda tomar mucha agua, es decir más de ocho vasos por día y bebidas antioxidantes como té verde. “Estas comidas y bebidas actúan como antiinflamatorios naturales, y ayudan a mantener niveles normales de insulina y azúcar en la sangre. Los beneficios para la salud y la piel son visibles en tres días. Además, ofrecen múltiples provechos que ayudan a prevenir y revertir el daño oxidativo a un nivel celular, de mucha importancia a medida que envejecemos. Claro que también debemos encontrar formas de disminuir nuestros niveles de estrés y ejercitarnos adecuadamente”, aclara.
 
“En el fondo, no estaría mal evitar comidas que generen un aumento rápido en el azúcar que contiene la sangre. Esa es la clave para la salud, la longevidad, la claridad mental y la piel joven y saludable. Las comidas inflamatorias, como el azúcar, la comida procesada, la pasta y los snacks, causan respuestas destructivas en el cuerpo. ¿El resultado? La aceleración de todos los procesos de envejecimiento del cuerpo, incluyendo la piel.” Para Perricone, existe una tendencia alarmante a comenzar serios –y en general muy caros– procedimientos quirúrgicos a edades más y más tempranas. Sobre todo, el uso de neurotoxinas (neuro=nervio, toxina=veneno) que paralizan los músculos para alisar las arrugas y las líneas de expresión. “No creo que el futuro para lograr pieles jóvenes sean los tratamientos invasivos, los rellenadores inyectables, las neurotoxinas o la cirugía”, opina. Por el contrario, entiende que “fortalecer los músculos, en lugar de paralizarlos, es la tendencia para lograr la juventud”.

“Creo que la belleza es la salud radiante, en realidad es así de simple”, asegura Perricone. “Si quieres verte y sentirte lo más joven que puedas, necesitas comenzar con la calidad de los alimentos que comes, y la calidad de los productos que pones en tu piel. Además, encuentra formas de reducir el estrés, que es un acelerador de edad y destructor de la piel (mi método favorito para desestresarme es mi perro Peanut), toma aire fresco, ejercita regularmente y evita el exceso de sol: 15 minutos al día es suficiente para conseguir la vitamina D que necesitamos.”

El Dr. Perricone recomienda seguir la dieta durante tres días. Es posible sustituir el salmón por carne magra y/o tofu. El especialista advierte que es importante no olvidar que los ácidos grasos esenciales y los antioxidantes presentes en el salmón dejan la piel extraordinariamente flexible y juvenil.

La promesa de un cambio visible en la apariencia física, en tan solo tres días, parece difícil de creer. Pero Perricone asegura que siguiendo la dieta es posible notar los cambios de inmediato, no sólo en el aspecto, sino también en el estado de ánimo y los niveles de energía. Además, recomienda esta dieta como comienzo de un lifting y sugiere continuar, luego, con el programa de 28 días que permite percibir una reducción de peso y resultados visibles en la piel.

La Dieta de 3 Días del Dr. Perricone

Al Despertar

1½ a 2 vasos de agua.
 
Desayuno
Omelet con tres claras y una yema y/o un trozo de salmón a la parrilla de 4 a 6 onzas.
No se recomienda el salmón ahumado en la dieta de tres días por la cantidad de sal que contiene.
•    1/2 taza de avena hervida (no instantánea).
•    Rebanada delgada de melón y 1/3 taza de moras frescas.
•    1½ a 2 vasos de agua.
No ingerir jugos, café o pan. Ante la costumbre de tomar grandes cantidades de café sugiere sustituirlo por té verde.

Almuerzo
•    4 a 6 onzas de salmón a la parrilla.
Opción: Salmón enlatado con un poco de limón.
•    2 tazas de ensalada verde, preparada con aceite de oliva extra-virgen y limón.
•    Rebanada delgada de melón y 1/3 taza de moras frescas.
•    1½ a 2 vasos de agua.

Merienda
•    2 onzas de pechuga de pavo o pollo o 6 onzas de yogur natural.
•    1/3 taza de nueces o almendras.
•    1/2 manzana (de ser posible verde).
•    1½ a 2 vasos de agua.
 
Cena
•    4 a 6 onzas de salmón a la parrilla.
•    2 tazas de ensalada verde, preparada con aceite de oliva extra-virgen y limón.
•    1/2 taza de verduras al vapor. Espárragos, brócoli o espinacas con aceite de oliva extra-virgen.
•    Rebanada delgada de melón y 1/3 taza de moras frescas.
•    1½ a 2 vasos de agua.

Colación
•    2 onzas de pechuga de pavo o pollo.
•    1/3 taza de nueces o almendras.
•    1/2 manzana (de ser posible verde).
•    1½ a 2 tazas de agua.

- Beber entre 8 y 10 vasos de agua por día.

- Siempre comer la proteína primero.

- Para optimizar los resultados, no sustituir ningún alimento de la lista.


Según el doctor Perricone, estos 10 grupos de alimentos que deben estar presentes en una dieta saludable:
  1. Omega 3. Proveniente del salmón, la tuna, sardinas, huevos, linaza, entre otros.
  2. Frutas ricas en fibra. Incluye frutas como toronjas y manzanas
  3. Frutas con grasa como las aceitunas el aguacate.
  4. Especias. Ayudan a combatir la micro-inflamación en el cuerpo y mantener estables los niveles de azúcar en sangre.
  5. Chiles. Suprimen el apetito, aceleran el metabolismo y combaten la inflamación en el cuerpo.
  6. Semillas y nueces. Son ricas en proteínas y grasas buenas. Recomienda el ajonjolí, linaza, almendras, avellanas, nueces, semillas de girasol, de calabaza, entre otros.
  7. Frijoles y lentejas. Son ricos en fibra, anti-oxidantes y proteínas. Contribuyen a quemar grasa y controlar los niveles de azúcar en sangre.
  8. Productos probióticos. Como el yogur y similares, ricos en calcio, proteínas y bajos en grasas y colesterol.
  9. Cereales enteros. Como la avena y cebada tradicional. Son nutritivos y dan sensación de llenura, manteniendo estables los niveles de azúcar en sangre y ayudando a bajar el colesterol.
  10. Vegetales. Espinaca y otras hojas verdes, repollo (col), brócoli y hierbas culinarias. Poseen vitaminas, fibras y son bajas en calorías.
Asimismo, el doctor Perricone recomienda disminuir el consumo de estos alimentos:
  • El azúcar. Si lo prefieres, puedes reemplazarla por sustitutos naturales como la stevia.
  • Harinas o féculas. Carecen de valor nutritivo, contienen muchas calorías, y producen un desequilibrio en los niveles de azúcar, lo que produce aumento del apetito, falta de energía y mal humor.
  • Grasas hidrogenadas como la margarina, la manteca y los aceites hidrogenados.