UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Hablar de cambio o de renovación es necesario cuando nuestras metas, sueños, trabajos o relaciones no son las que anhelábamos.  Siempre es necesario pensar que errores cometimos? en que fallamos? porque las cosas salen mal?

Veamos el ejemplo del águila.

El águila, es el ave que posee la mayor longevidad de su especie.

Llega a vivir 70 años.

Pero para llegar a esa edad, a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión.

A los 40 años:

Sus uñas curvas y flexibles, no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta.

Su pico alargado y puntiagudo, también se curva.

Apuntando contra el pecho están las alas, envejecidas y pesadas por las gruesas plumas.

¡ Volar es ahora muy difícil !

Entonces el águila, tiene sólo dos alternativas: Morir , ..... ó enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared , donde no necesite volar.

Entonces, apenas encuentra ese lugar , el águila comienza a golpear con su pico la pared , hasta conseguir arrancárselo.

Apenas lo arranca , debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después , va a arrancar sus viejas uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas.

Y después de cinco meses , sale victorioso para su famoso vuelo de renovación y de revivir, y entonces dispone de 30 años más.

Como el águila, es necesario renovarnos, desprendernos de muchos complejos, traumas, costumbres y muchas ataduras que frenan nuestro progreso y dañando muchas relaciones.

Queremos tener una segunda oportunidad, para corregir los errores para dar otro orden de prioridades y modificar nuestro plan de acción.  

Una segunda oportunidad que nos permita mejorar el comportamiento que en ocasiones nos ha ocasionado muchos problemas.

Una segunda oportunidad para escuchar y dedicarle mas tiempo a la familia. 

Una segunda oportunidad para ser mas tolerante, paciente y aceptar que somos diferentes.

Una segunda oportunidad para vencer el miedo de realizar nuestro sueño.

Entonces es necesario reconocer nuestra situación y las condiciones que nos llevaron a ella, saber que podemos superar cualquier obstáculo, con la ayuda de Dios, y tener el espíritu de confianza y fortaleza necesaria para esa transformación.

Solo así tendremos una "segunda oportunidad".  Todo dependerá de la fortaleza que tengas para comenzar a transformar tu mundo.